El camino de México para la adopción de Open Finance

April 17, 2020
Senior Advisory Consultant en Open Vector
📷
equinoccialtouring.com
Se ha demostrado que la colaboración de los sujetos obligados y demás actores del sistema financiero es esencial para que un movimiento de apertura de datos resulte seguro y exitoso así que esperemos que México no sea la excepción.

Este contenido es solo para
usuarios registrados en el Hub.

Inicia Sesión para Desbloquear ▸
Contenido para Usuarios 🔒

En el Reino Unido, en un contexto donde se observaba un significativo incremento en el uso de aplicaciones digitales y una disminución en el uso de servicios de banca por teléfono y sucursales, laCompetition Market Authority (CMA), derivado de una investigación sobre competencia, ordena en el 2017 a los nueve bancos más grandes, la implementación de la iniciativa conocida como Open Banking. La misión del Gobierno Británico con esta iniciativa era estimular la innovación para incrementar la competencia en el sector bancario, en beneficio de los consumidores.

El objetivo del Open Banking es que las instituciones bancarias compartan datos de sus productos y servicios, así como permitir que los clientes de los bancos den su consentimiento para compartir sus datos financieros (como su historial transaccional, saldos, número de cuenta) con terceros desarrolladores de tecnología, quienes tienen la capacidad de generar una diversidad de soluciones con los datos compartidos, proporcionando más y mejores servicios financieros, pero, sobre todo, más personalizados y que contribuyen a mejorar la salud financiera de cada persona.

Si bien el Reino Unido fue el pionero de esta iniciativa, pronto comenzaron a surgir en otras partes del mundo modelos de Open Banking (por ejemplo en Singapur,Hong Kong y Australia), aunque cada uno con sus propias particularidades y alcances, lo que detonó que organismos financieros internacionales, entre ellos el Bank for International Settlements, publicaran estudios para que la comunidad internacional tuviera un mejor entendimiento de las implicaciones de este nuevo entorno de apertura de datos ya que ofrece extraordinarios beneficios, pero también conlleva retos y riesgos significativos que se deben de mitigar.

En México, en el 2016, entre las tecnologías financieras innovadoras que estaban siendo estudiadas por las autoridades para ser introducidas en el mercado mexicano, dentro de un marco legal y regulatorio, se consideró que hacía mucho sentido incluir el Open Banking, justamente porque las autoridades comprendieron el gran valor que representa un mayor acceso a datos e información, tanto para los usuarios de los servicios financieros, como para fomentar mayor competencia.

Fue entonces que, con la publicación de la Ley Fintech en el 2018, cuyos principios fundamentales son, entre otros, la innovación financiera y la promoción de la competencia , se introduce la obligación a las entidades del sistema financiero mexicano de compartir datos, incluyendo datos financieros de los clientes, pero con un alcance mucho más ambicioso que solamente el sector bancario, sino aplicable a todos los proveedores de servicios financieros (bancos, sociedades de ahorro y crédito popular, aseguradoras, casas de bolsa, transmisores de dinero, etc.).

Si bien el modelo mexicano tomó como base algunos aspectos del modelo británico, como los estándares de las especificaciones técnicas de las interfaces de sistemas a través de las cuales se hará el intercambio de datos, conocidas como Interfaces de Programación de Aplicacion eso API (por sus siglas en inglés), lo cierto es que hay importantes diferencias entre ambos modelos, empezando porque en el Reino Unido se estableció una entidad central fondeada por los nueve bancos obligados, la cual gestiona los aspectos relacionados al intercambio de datos, como el desarrollo y mantenimiento de APIs, mientras que en México, son las propias autoridades financieras quienes emitirán las reglas que aplicarán a sus propios sectores supervisados (Las autoridades financieras mexicanas sujetas al mandato de regular y supervisar el OpenFinance (establecido en el art. 76 de la Ley Fintech) son: Comisión NacionalBancaria y de Valores, Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, ComisiónNacional del Sistema de Ahorro para el Retiro y Banco de México).Lo anterior conlleva retos en relación al tipo de datos para los cuales se desarrollarán estándares, los sujetos a quienes se obligará a intercambiar datos y en qué momento, al diseño de los estándares que aplicarían en cada caso, los procesos de supervisión, etc.  Aún quedará por verse el efecto que tendrá en la interoperabilidad de los sistemas el que cuatro autoridades financieras emitan sus propias reglas y no se produzcan estándares necesariamente consistentes a lo largo de la industria financiera. Sin embargo, el que la Ley Fintech haya incluido a todos los sectores del sistema financiero en su mandato, resulta positivo, ya que los datos se podrán abrir de manera más acelerada al no ser requerido hacer cambios legales adicionales.

En el 2020, las autoridades financieras publicarán las primeras reglas aplicables al Open Finance. Debido al amplio alcance de la Ley en términos de tipos de datos y sujetos obligados, sin duda representa un reto para la implementación, la cual tendrá  que ejecutarse en fases, como será el caso dela Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la cual empezará con su regulación de datos abiertos, es decir, información sobre productos o servicios financieros que no conllevan confidencialidad ni consentimiento de los clientes(p.ej. información de los cajeros automáticos). Esta iniciativa abarca tantas instituciones que en el país se le conoce como “Open Finance”, ya que el término “Open Banking” le queda muy corto.

Una vez puesto en marcha el Open Finance, la expectativa es que empiecen a surgir las primeras soluciones basadas en la compartición de datos que, mediante el uso de otras herramientas tecnológicas como algoritmos e Inteligencia Artificial, generarán información muy valiosa, ayudando a los clientes y usuarios de servicios financieros a tener más opciones para manejar mejor sus finanzas y a acceder a servicios que les representen mejores experiencias de usuario. 

Dentro de los modelos que hoy se están desarrollando en otros países y que se espera que empiecen a surgir en México están: comparadores de productos financieros, herramientas de agregación de datos para la gestión de finanzas personales, soluciones de contabilidad paraPymes, soluciones de detección de fraudes, originadores de crédito y tantas más como la creatividad de los desarrolladores de tecnología alcance.  

El OpenBanking/Finance es, sin duda, uno de los proyectos más disruptivos de la“ola Fintech” ya que se basa en el principio de que los datos pertenecen a los propios consumidores, no a las instituciones que custodian tales datos, rompiendo los paradigmas tradicionales de que los bancos no pueden compartir datos de sus clientes. Sí pueden y deben, siempre que el cliente les otorgue su consentimiento y que existan las condiciones seguras para el manejo de datos.

Se ha demostrado, en la experiencia internacional, que la colaboración de los sujetos obligados y demás actores del sistema financiero es esencial para que un movimiento de apertura de datos resulte seguro y exitoso así que esperemos que México no sea la excepción y que siga siendo ejemplo de vanguardia y apoyo a la innovación en el entorno global.
---

Mariana Velázquez Suárez

Siendo licenciada en Administración de Empresas por el ITAM, Mariana se ha desarrollado profesionalmente en los sectores privado y público. En Citibank México, trabajó por varios años en el área internacional de Servicios de Custodia y Administración de Valores, liderando el área de Ejecutivos de Cuenta. En esos días, su rol fue clave en la regionalización latinoamericana del sistema utilizado en México y del área a su cargo, transfiriéndose el equipo a Tampa, Fl. Más tarde, fue elegida por Citi como responsable de la traducción y adaptación de la plataforma electrónica de servicios de valores del banco, utilizada a nivel regional. Esta tarea implicó trabajar de manera independiente y desarrollar capacidades para obtener los contactos adecuados para lograr la mejor calidad en sus entregables. Posteriormente, colaboró en la misma rama de negocio en HSBC México, apoyando a la Dirección del área en la mejora de procesos y servicios, así como en el desarrollo de requisitos operacionales.

En el 2016, fue invitada a colaborar en la investigación y desarrollo del ecosistema Fintech en México, en la ComisiónNacional Bancaria y de Valores. En el área de Desarrollo Regulatorio tuvo participación directa en el proceso de elaboración de la Ley Fintech y su regulación secundaria, incluyendo el proyecto regulatorio preliminar del OpenBanking. En el 2019, trabajó en la implementación del Sandbox Regulatorio de laCNBV.

Mariana recientemente se incorporó a la empresa británica Open Vector como Consultora Senior y su meta es transmitir el conocimiento y experiencia adquirida en el desarrollo del ecosistema Fintech enMéxico, a firmas y reguladores de LatAm y otros países que tengan interés en aprender sobre la experiencia mexicana y, en general, global, ayudando a entender quiénes son los jugadores en la industria, cuáles son los beneficios, retos, riesgos y oportunidades que ofrece este sector.

Las opiniones compartidas y expresadas por los analistas son libres e independientes, y de ellas son responsables sus autores. No reflejan ni comprometen el pensamiento u opinión de Latam Fintech Hub, por lo cual no pueden ser interpretadas como recomendaciones emitidas por la platafomra. Esta plataforma es un espacio abierto para promover la diversidad de puntos de vista sobre el ecosistema Fintech.

En el Reino Unido, en un contexto donde se observaba un significativo incremento en el uso de aplicaciones digitales y una disminución en el uso de servicios de banca por teléfono y sucursales, laCompetition Market Authority (CMA), derivado de una investigación sobre competencia, ordena en el 2017 a los nueve bancos más grandes, la implementación de la iniciativa conocida como Open Banking. La misión del Gobierno Británico con esta iniciativa era estimular la innovación para incrementar la competencia en el sector bancario, en beneficio de los consumidores.

El objetivo del Open Banking es que las instituciones bancarias compartan datos de sus productos y servicios, así como permitir que los clientes de los bancos den su consentimiento para compartir sus datos financieros (como su historial transaccional, saldos, número de cuenta) con terceros desarrolladores de tecnología, quienes tienen la capacidad de generar una diversidad de soluciones con los datos compartidos, proporcionando más y mejores servicios financieros, pero, sobre todo, más personalizados y que contribuyen a mejorar la salud financiera de cada persona.

Si bien el Reino Unido fue el pionero de esta iniciativa, pronto comenzaron a surgir en otras partes del mundo modelos de Open Banking (por ejemplo en Singapur,Hong Kong y Australia), aunque cada uno con sus propias particularidades y alcances, lo que detonó que organismos financieros internacionales, entre ellos el Bank for International Settlements, publicaran estudios para que la comunidad internacional tuviera un mejor entendimiento de las implicaciones de este nuevo entorno de apertura de datos ya que ofrece extraordinarios beneficios, pero también conlleva retos y riesgos significativos que se deben de mitigar.

En México, en el 2016, entre las tecnologías financieras innovadoras que estaban siendo estudiadas por las autoridades para ser introducidas en el mercado mexicano, dentro de un marco legal y regulatorio, se consideró que hacía mucho sentido incluir el Open Banking, justamente porque las autoridades comprendieron el gran valor que representa un mayor acceso a datos e información, tanto para los usuarios de los servicios financieros, como para fomentar mayor competencia.

Fue entonces que, con la publicación de la Ley Fintech en el 2018, cuyos principios fundamentales son, entre otros, la innovación financiera y la promoción de la competencia , se introduce la obligación a las entidades del sistema financiero mexicano de compartir datos, incluyendo datos financieros de los clientes, pero con un alcance mucho más ambicioso que solamente el sector bancario, sino aplicable a todos los proveedores de servicios financieros (bancos, sociedades de ahorro y crédito popular, aseguradoras, casas de bolsa, transmisores de dinero, etc.).

Si bien el modelo mexicano tomó como base algunos aspectos del modelo británico, como los estándares de las especificaciones técnicas de las interfaces de sistemas a través de las cuales se hará el intercambio de datos, conocidas como Interfaces de Programación de Aplicacion eso API (por sus siglas en inglés), lo cierto es que hay importantes diferencias entre ambos modelos, empezando porque en el Reino Unido se estableció una entidad central fondeada por los nueve bancos obligados, la cual gestiona los aspectos relacionados al intercambio de datos, como el desarrollo y mantenimiento de APIs, mientras que en México, son las propias autoridades financieras quienes emitirán las reglas que aplicarán a sus propios sectores supervisados (Las autoridades financieras mexicanas sujetas al mandato de regular y supervisar el OpenFinance (establecido en el art. 76 de la Ley Fintech) son: Comisión NacionalBancaria y de Valores, Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, ComisiónNacional del Sistema de Ahorro para el Retiro y Banco de México).Lo anterior conlleva retos en relación al tipo de datos para los cuales se desarrollarán estándares, los sujetos a quienes se obligará a intercambiar datos y en qué momento, al diseño de los estándares que aplicarían en cada caso, los procesos de supervisión, etc.  Aún quedará por verse el efecto que tendrá en la interoperabilidad de los sistemas el que cuatro autoridades financieras emitan sus propias reglas y no se produzcan estándares necesariamente consistentes a lo largo de la industria financiera. Sin embargo, el que la Ley Fintech haya incluido a todos los sectores del sistema financiero en su mandato, resulta positivo, ya que los datos se podrán abrir de manera más acelerada al no ser requerido hacer cambios legales adicionales.

En el 2020, las autoridades financieras publicarán las primeras reglas aplicables al Open Finance. Debido al amplio alcance de la Ley en términos de tipos de datos y sujetos obligados, sin duda representa un reto para la implementación, la cual tendrá  que ejecutarse en fases, como será el caso dela Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la cual empezará con su regulación de datos abiertos, es decir, información sobre productos o servicios financieros que no conllevan confidencialidad ni consentimiento de los clientes(p.ej. información de los cajeros automáticos). Esta iniciativa abarca tantas instituciones que en el país se le conoce como “Open Finance”, ya que el término “Open Banking” le queda muy corto.

Una vez puesto en marcha el Open Finance, la expectativa es que empiecen a surgir las primeras soluciones basadas en la compartición de datos que, mediante el uso de otras herramientas tecnológicas como algoritmos e Inteligencia Artificial, generarán información muy valiosa, ayudando a los clientes y usuarios de servicios financieros a tener más opciones para manejar mejor sus finanzas y a acceder a servicios que les representen mejores experiencias de usuario. 

Dentro de los modelos que hoy se están desarrollando en otros países y que se espera que empiecen a surgir en México están: comparadores de productos financieros, herramientas de agregación de datos para la gestión de finanzas personales, soluciones de contabilidad paraPymes, soluciones de detección de fraudes, originadores de crédito y tantas más como la creatividad de los desarrolladores de tecnología alcance.  

El OpenBanking/Finance es, sin duda, uno de los proyectos más disruptivos de la“ola Fintech” ya que se basa en el principio de que los datos pertenecen a los propios consumidores, no a las instituciones que custodian tales datos, rompiendo los paradigmas tradicionales de que los bancos no pueden compartir datos de sus clientes. Sí pueden y deben, siempre que el cliente les otorgue su consentimiento y que existan las condiciones seguras para el manejo de datos.

Se ha demostrado, en la experiencia internacional, que la colaboración de los sujetos obligados y demás actores del sistema financiero es esencial para que un movimiento de apertura de datos resulte seguro y exitoso así que esperemos que México no sea la excepción y que siga siendo ejemplo de vanguardia y apoyo a la innovación en el entorno global.
---

Mariana Velázquez Suárez

Siendo licenciada en Administración de Empresas por el ITAM, Mariana se ha desarrollado profesionalmente en los sectores privado y público. En Citibank México, trabajó por varios años en el área internacional de Servicios de Custodia y Administración de Valores, liderando el área de Ejecutivos de Cuenta. En esos días, su rol fue clave en la regionalización latinoamericana del sistema utilizado en México y del área a su cargo, transfiriéndose el equipo a Tampa, Fl. Más tarde, fue elegida por Citi como responsable de la traducción y adaptación de la plataforma electrónica de servicios de valores del banco, utilizada a nivel regional. Esta tarea implicó trabajar de manera independiente y desarrollar capacidades para obtener los contactos adecuados para lograr la mejor calidad en sus entregables. Posteriormente, colaboró en la misma rama de negocio en HSBC México, apoyando a la Dirección del área en la mejora de procesos y servicios, así como en el desarrollo de requisitos operacionales.

En el 2016, fue invitada a colaborar en la investigación y desarrollo del ecosistema Fintech en México, en la ComisiónNacional Bancaria y de Valores. En el área de Desarrollo Regulatorio tuvo participación directa en el proceso de elaboración de la Ley Fintech y su regulación secundaria, incluyendo el proyecto regulatorio preliminar del OpenBanking. En el 2019, trabajó en la implementación del Sandbox Regulatorio de laCNBV.

Mariana recientemente se incorporó a la empresa británica Open Vector como Consultora Senior y su meta es transmitir el conocimiento y experiencia adquirida en el desarrollo del ecosistema Fintech enMéxico, a firmas y reguladores de LatAm y otros países que tengan interés en aprender sobre la experiencia mexicana y, en general, global, ayudando a entender quiénes son los jugadores en la industria, cuáles son los beneficios, retos, riesgos y oportunidades que ofrece este sector.

Las opiniones compartidas y expresadas por los analistas son libres e independientes, y solamente sus autores son responsables de ellas. No reflejan ni comprometen el pensamiento o la opinión del equipo de Latam Fintech Hub y, por lo tanto, no pueden interpretarse como recomendaciones emitidas por la plataforma. Esta plataforma es un espacio abierto para promover la diversidad de puntos de vista en el ecosistema Fintech.
No items found.

Fintechs en
tendencia del Hub

No items found.

México 🇲🇽

Ecosistema Fintech